arbolarbolarbol
Buscador

Eventos Recientes

<<  Septiembre 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
      1  2  3
  4  5  6  7  8  910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Noticias Editorial
Indice del artículo
Noticias Editorial
Tradiciones culturales y derechos de NNA
Combatiendo el tráfico de niños, niñas y adolescentes
De la mujer al niño: sujetos invisibles en la sociedad
Fundación, Magdalena
Conferencia Internacional CPC
Normas Mínimas para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria
Adopción: ¿medida principal y por excelencia?
Homenaje al Profesor Carlos Tejeiro
Entrevista con la revista Semana
Todas las páginas

De la mujer al niño: sujetos invisibles en la sociedad

El miércoles de la semana pasada en Pakistán, una mujer fue lapidada por su familia debido a que se casó con un hombre que no era el que había sido concertado por sus padres. Sucedió en frente a un Tribunal en la ciudad Lahore, cuando la mujer Farzana Parveen llegaba a declarar que había contraído matrimonio porque así lo deseaba, y no había sido de manera coaccionada ni porque hubiera sido secuestrada, como afirmaba su familia. Los primos y los hermanos de la mujer la golpearon con palos y ladrillos hasta matarla, sin importar su estado de embarazo. De acuerdo con lo que afirmaron, fue un delito de honor, pues Farzana Parveen deshonró a su familia al casarse con alguien que ella eligió. Según BBC Mundo, cientos de mujeres mueren al año en Pakistán como consecuencia de "homicidios de honor".

Por su parte, hay legislaciones que consagran los crímenes de honor con penas similares a los actos homosexuales, adulterio o blasfemia contra el Islam. Este es el caso de Brunei, que acaba de adoptar un nuevo código penal donde se incluyen varias condenas de carácter corporal para quienes cometan actos como los mencionados. De acuerdo con Amnistía Internacional, estas penas van en contravía de derechos humanos como la libertad de expresión y los derechos de la mujer.

 

Por las mismas fechas de los hechos que se relatan, dos adolescentes de 12 y 14 años fueron violadas y asesinadas en el estado de Uttar Pradesh en el norte de India. Así mismo, del otro lado del mundo, el martes de la semana pasada una niña sufrió el mismo ataque en Antioquia, Colombia.

Dado lo anterior, desde una perspectiva de lo familiar y de NNA*, es claro que aquí se ven comprometidos principios que los afectan, junto con sus familias. La violencia contra la mujer y esta clase de crímenes demuestran que aún existen países en donde la mujer sigue sometida al hombre, y si esto es así, ¿cómo esperar entonces que los NNA sean tratados como sujetos plenos de derechos? Como se expresa en la Gaceta Constitucional número 85 del 29 de mayo de 1991, "en los países menos desarrollados, el niño continúa siendo el más débil y vulnerable miembro de la comunidad, objeto de malos tratos y desatenciones, a pesar de ser él quien encarne la conservación de la especie".

Así las cosas, se crea un círculo perverso, en donde la inferioridad de la mujer respecto del hombre, determina a su vez la suerte de los NNA, que son percibidos entonces como los más débiles de los débiles. Así, si el niño es visto como sujeto inferior, débil y por tanto susceptible de malos tratos, los principios consagrados en la legislación de infancia y adolescencia no dejarán de ser simple retórica. En este sentido, el principio de Corresponsabilidad entre el Estado, la familia y la sociedad no será viable, pues la sociedad misma no podrá hacerlo efectivo. Por ejemplo, en el caso relatado de la mujer pakistaní, ni los transeúntes ni la misma policía impidieron estos hechos que finalmente acabaron con la vida de una mujer en estado de embarazo.

Todo lo planteado demuestra que los NNA siguen siendo invisibles para la sociedad, por lo que es necesario rescatar su visibilidad a través de políticas públicas que obedezcan a los principios consagrados en las normas internacionales. Lo anterior será una mera utopía hasta tanto no se logre una igualdad efectiva entre el hombre y la mujer que traiga consigo la visibilidad de los NNA haciendo cierta la legislación internacional a lo que tantos países se han comprometido.

*NNA: Niños, Niñas y Adolescentes



 

Cátedra por la Infancia y la Adolecencia - Facultad de Derecho
Universidad de los Andes - Carrera 1 # 18 A - 70, Bloque RGC (Bogotá, Colombia)
Teléfonos:571- 3324536 - Fax: (571) 3324535 E-mail: catciroa@uniandes.edu.co

Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación
Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964.
Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia.

© 2009 Todos los derechos reservados